AS

 

Se determina papel ecológico a aquellos que se han elaborado mediante un proceso que reduce el impacto medioambiental, es decir, utilizando menos recursos naturales, tales como energía,  agua, suelo y eliminación de residuos;  y que cuenta con una serie de certificaciones internacionales.

Otro factor a considerar está en función a cómo se ha obtenido la blancura del papel (si han sido blanqueados por oxígeno o sus derivados.). Éste proceso es menos contaminante que los que emplean cloro como medio para obtener la blancura del papel.

Un tercer factor importante es que estos papeles se hacen con pulpa de madera o algodón que ha sido plantado, renovado y mantenido racionalmente para el uso industrial; dicho de otra manera, no se talan bosques naturales y por lo tanto no se atenta contra el sistema ecológico.

 

El papel reciclado, en cambio, puede ser ecológico o todo lo contrario. Se explica a que el proceso de elaboración puede ser mediante reducción de impacto medioambiental como lo explicado líneas arriba, o por el contrario, de manera irresponsable utilizando cloro vertiéndolo al medio ambiente.

El papel reciclado utiliza como materia prima fibras recuperadas de papel o cartón.

 

Podemos decir entonces como conclusión, que un papel ecológico no es reciclado, si se ha obtenido sin utilizar fibras recuperadas. Y a su vez un papel reciclado, puede ser anti-ecológico si por ejemplo utiliza un proceso que genere ciertos residuos contaminantes. El menos nocivo es aquel que cuenta con las garantías de que, no sólo la materia prima procede de papel recuperado, sino que también en el proceso de fabricación se han utilizado productos químicos respetuosos con el medio ambiente, un manejo sostenible de los recursos forestales; y han sido cuidadosos los procesos y manufactura del papel en aspectos específicos como el blanqueamiento, el uso de químicos, las emisiones de carbón y el gasto de energía.

 

Hemos tenido la oportunidad de trabajar con estos materiales, los dejamos con la imagen: http://goo.gl/VWC4sa